La inflación es un fenómeno monetario

 La inflación es un fenómeno estrictamente monetario. Es una forma solapada de gravar los ahorros de la población, y afecta más a la clase media-baja (por lo que, de cierto modo, actúa como una transferencia de riqueza hacia las clases más ricas; como un impuesto regresivo que castiga más a los más pobres).
Aunque la percepción generalizada es la de que todo se hace más caro, en realidad lo que ha ocurrido es que la moneda se ha hecho más barata.
Además de las consecuencias obvias, como la pérdida de poder adquisitivo, la inflación desincentiva el ahorro.
Como siempre, el gran culpable de la inflación es el Estado.

De Paulina Bonaparte a Pattie Boyd

Indiscutiblemente, la admiración por el bello sexo ha sido históricamente la primerísima fuente de inspiración en todas las manifestaciones artísticas. Aunque probablemente no haya mucha diferencia desde el punto de vista hormonal, la diferencia entre el mugido de admiración del toro por la vaca y, digamos, el mármol de Antonio Cánova representando a Paulina Bonaparte como “Venus Victrix”, es simplemente abismal.O el sonido de Something, que George Harrison compuso inspirado en la belleza de Pattie Boyd. O el de Layla, de Eric Clapton, también inspirada en la susodicha Pattie…

El Reino de Este Mundo

“Y comprendía, ahora, que el hombre nunca sabe para quién padece y espera. Padece y espera y trabaja para gente que nunca conocerá, y que a su vez padecerán y esperarán y trabajarán para otros que tampoco serán felices, pues el hombre ansía siempre una felicidad situada más allá de la porción que le es otorgada. Pero la grandeza del hombre está precisamente en querer mejorar lo que es. En imponerse tareas. En el reino de los cielos no hay grandeza que conquistar, puesto que allá todo es jerarquía establecida, incógnita despejada, existir sin término, imposibilidad de sacrificio, reposo y deleite. Por ello, agobiado de penas y de tareas, hermoso dentro de su miseria, capaz de amar en medio de las plagas, el hombre sólo puede hallar su grandeza, su máxima medida en el reino de este mundo.”

– Alejo Carpentier, El Reino de Este Mundo


“Now he understood that a man never knows for whom he suffers and hopes. He suffers and hopes and toils for people he will never know, and who, in turn, will suffer and hope and toil for others who will not be happy either, for man always seeks a happiness beyond that which is granted to him. But man’s greatness consists in the very fact of wanting to be better than he is. In laying duties upon himself. In the Kingdom of Heaven there is no greatness to conquest, because there everything is an established hierarchy; the unknown is revealed; never ending existence; impossibility of sacrifice, repose and delight. For this reason, burdened by suffering and duties, beautiful in the midst of his misery, capable of love even in times of plagues, man can only find his greatness, his fullest measure, in the Kingdom of this World.”

– Alejo Carpentier, The Kingdom Of This World