La inflación es un fenómeno monetario

 La inflación es un fenómeno estrictamente monetario. Es una forma solapada de gravar los ahorros de la población, y afecta más a la clase media-baja (por lo que, de cierto modo, actúa como una transferencia de riqueza hacia las clases más ricas; como un impuesto regresivo que castiga más a los más pobres).
Aunque la percepción generalizada es la de que todo se hace más caro, en realidad lo que ha ocurrido es que la moneda se ha hecho más barata.
Además de las consecuencias obvias, como la pérdida de poder adquisitivo, la inflación desincentiva el ahorro.
Como siempre, el gran culpable de la inflación es el Estado.

The unconvincing actions of climate-change supporters

It has been noted before how there’s a noticeable disconnection between the rhetoric and the actions of the politicians and activists pushing the climate-change agenda. It’s not rational to make healthcare the focal point of a presidential campaign while claiming that carbon dioxide emission is “an existential threat.” Who dedicates all its energy and resources to long-term plans for healthcare that will be useless anyway, because “we’re all going to die in 10 years”? Shouldn’t you be focusing on how to cut carbon dioxide emissions, and looking for feasible ways to produce the required energy? Unless, of course, you don’t really believe all that apocalyptic nonsense, and are just using this hyperbolic rhetoric to advance hidden agendas.

Hardly anything illustrates this disconnection like Obama’s new mansion in Martha’s Vineyard. Would you be spending close to fifteen million dollars on a property that may be underwater in ten years? Only an idiot would do that, and Obama is definitely not an idiot. The other possibility is that he’s a hypocrite: I can live with that.

 

De Paulina Bonaparte a Pattie Boyd

Indiscutiblemente, la admiración por el bello sexo ha sido históricamente la primerísima fuente de inspiración en todas las manifestaciones artísticas. Aunque probablemente no haya mucha diferencia desde el punto de vista hormonal, la diferencia entre el mugido de admiración del toro por la vaca y, digamos, el mármol de Antonio Cánova representando a Paulina Bonaparte como “Venus Victrix”, es simplemente abismal.O el sonido de Something, que George Harrison compuso inspirado en la belleza de Pattie Boyd. O el de Layla, de Eric Clapton, también inspirada en la susodicha Pattie…